Dirijo las gotas que caen del cielo.
Juego a la prosperidad,
Tiñendo de verde los infecundos parajes.

Inundé la calle pero nadie
Se dio cuenta.
Dos cosmos se encuentran
Su beso limpia el aire
Y mi juego cesa.

Arruinado el día de los agitados.
El cardumen se dispersa
Bajo mis tibias caricias líquidas.
Pintor de versos,
Domador de palabras anfibias.

Mi canto anda atrapado
Entre barrotes indestructibles
Conocidos como líneas.

© Bosquejo de lluvia por Luis Álamo.

Escrito por Bioluis

Soy un apasionado de Internet, social media, el diseño, la programación y las nuevas tecnologías. Adicto al chocolate, melómano, sibarita, agnóstico, sapiosexual, applemaníaco, amante de los libros y soñador innato.